Se busca blogger sin reloj ni estómago

Blogger: Dícese del plumilla encadenado a un ordenador y obligado por contrato verbal a escribir una porrada de post de cientos de palabras al día por un sueldo de ja-ja-ja, sopena de no encontrar otro trabajo peor pagado. Actualmente este sector se halla en grave peligro de extinción por autocombustión espontánea provocada por explosiones incontroladas al hervirle la sangre.

Quiero ser blogger profesional. En un mundo de Utopía (Tomás Moro ¿dónde coño está esa isla?) este trabajo estaría retribuido, repito, RETRIBUIDO con un sueldo digno y acorde a las aptitudes, experiencia, estudios y capacidad de trabajo (léase, productividad) del redactor. Pero paradógicamente, hoy por hoy puede hacerlo cualquiera que adore a Santa Tecla del Portátil Abierto (tenga o no estudios), navegue por la red más horas que un surfista compulsivo (intoxicándose con spam indiscriminado), domine la redacción al estilo “corta, pega y usa sinónimos” y sobre todo, sea más barato que una camiseta con tara de un mercadillo del Tercer Mundo.
Con estos credenciales se podría pensar que ser blogger es el chollo del momento para quien no tiene otra cosa peor que hacer. Sin embargo, si quieres optar a este puesto en plan “serio” poco falta para que te pidan una muestra de ADN tuneado en GATTACA, nivel de inglés fluido, sólido y gaseoso, y desde luego, superar con éxito una entrevistas personal.

Voy a una entrevista para blogger de una web sobre hombres con traje sastre. Se me caen las pestañas del susto…

Mi última experiencia de este tipo, no tuvo desperdicio: me tuvieron esperando 20 minutos sentada al lado de una planta de plástico frente a la puerta, con un vasito de agua gélida en la mano y observada por todos los que pasaban por el pasillo por no estar en su silla. Y lo entiendo porque el calor ambiental era sofocante.
La entrevista duró más de una hora, tiempo en el que no paré de sudar subiendo tres grados la temperatura general. Primero me entrevistó la jefa de departamento para saber si yo era capaz de generar 40 mil post al día, hacer de coolhunter rastreando tropecientas tendencias y supervisar los textos de otros, todo ello en una jornada laboral sinfín. Después me sometí al filtro de una responsable de RRHH, que me sondeó para averiguar si soy de las que “se respetan” o de “bajada de bragas” para incorporarme en un equipo de enanitos de cantera:

– Entonces, ¿te gusta o no trabajar en equipo?
– Más bien poco, aunque lo he hecho satisfactoriamente.
– ¿Y cuál es el problema?
– Me provocan migraña los gritos, me desconcentran las preguntas de los que no saben encontrar respuestas por sí mismos y no estoy dispuesta a hacer más trabajo que el mío.

He alimentado a demasiados parásitos de oficina en mi vida, y soy vaca vieja. Me miró inquisitiva, pero lo que pensó se lo guardó para sí.

– ¿Y cuándo te puedes incorporar? ¿Mañana, pasado?
– (Ehhhh, para el carro) Necesito al menos una semana para cerrar otros proyectos que tengo en marcha en estos momentos.

Levantó una ceja mientras en su cerebro resonaba a sotto voce “Libertaria, alarmaaa. Abortar misión”. Aún así pasó a detallarme las condiciones del contrato:

– Estarás como autónoma (¿contrato y autónomo son compatibles?) pero nosotros te gestionaremos todo el papeleo y trámites y si te vas al paro cobrarías el 50% del sueldo.
– Sí, pero tengo que fichar en la oficina, ¿no?… ¿Cuál es el horario?
– ¿Estás dispuesta a vivir aquí? (me sonríe cómplice).
– Pues no: tengo vida propia y me gusta vivirla.

Torció el jeto y contraatacó con la pregunta del millón: ¿Cuánto quieres cobrar? Es decir, el argumento del empresario typical spanish que no tiene ninguna intención de respetar experiencia, logros o estudios del postulante para no pagarle lo que realmente vale. Como ya había tomado mi decisión, respondí que tenía que valorarlo e incidí en que quería trabajar como externa, bajo mi propia responsabilidad y cumpliendo con los encargos… o si no nada y tan amigos.

Soy bloguerooooo, y templo mi corazón con posts de miseriaaaa…

Y quedamos como amigos, pues todo esto por un sueldo tan irrisorio que haría palidecer a una emigrante rusa en la Nueva York de finales del siglo XIX cosiendo a la luz de un quinqué en su SINGER de alquiler. Los precios para bloggers son en esencia un insulto, una vileza y un engaño que no estoy dispuesta a aceptar bajo ningún concepto y venga de quién venga. Yo no voy a ser otra víctima de la mal entendida presión social que fomenta el axioma trampa “producción, ergo consumismo”. Si aguanto la respiración cinco segundos cada media hora a oscuras en mi habitación, gano lo mismo y gasto menos.

Si no respiro, no consumo gas… ¡Que te den, Endesa!

Los que quieran aceptar este tipo de ofertas, allá ellos. Haber pedido susto, porque aceptar es la muerte. La muerte de la dignidad profesional, pero para eso hay que ser profesional, no carne de becario que tiene una madre que aún le lava la ropa (hasta que le quiten la pensión). Muerte de la dignidad personal, pero para eso hay que ser persona y no temer dar un golpe en la mesa cuando te obligan a vivir a cuatro patas; decir lo que se piensa porque está muy bien pensado; no temer pasar hambre en un mundo donde los hombres llevan milenios comiéndose los unos a los otros; no temer ser marginada porque es más sano vivir al margen que sacrificando el libre pensamiento y la integridad.

Que te como tu cara entera, mamarracho…

Lo que de verdad me da pánico es vender mi sangre a precio de agua del váter, de prostituir mi cerebro para que se lucren putones menos inteligentes, de creerme las mentiras de gobiernos que juegan a la ruleta rusa con las vidas de sus ciudadanos… Pero sobre todo, tengo miedo de desperdiciar mi tiempo -poco y sin garantías- en algo que no merece ni un segundo de atención. El tiempo es el patrimonio inmaterial de mi humanidad; es mío y sobre mi tiempo, SOLO mando yo.
Así que como blogger low cost que soy seguiré escribiendo lo que salga de mis neuronas, patrimonio material y gris de mi pobre humanidad.

Anuncios

15 comentarios en “Se busca blogger sin reloj ni estómago

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Sin palabras. Pulitzer escribió lo mismo a proncipios del siglo XX,aludiendo a la importancia de la dignidad personal y no sabía el pobre lo que llegaría 100 años después,la destricción de un oficio, de la dignidad,la palabra y la libertad. Ya no queda nada y cuando te leo pienso que menos mal que escribes De la Granja :). Un beso

    Me gusta

  3. Has resumido perfectamente uno de los muchos problemas de este país: el si no lo quieres tengo a cinco esperando para hacerlo. Entiendo que hay hipotecas y alquileres, que tenemos que comer y necesitamos abriganros.. Pero de verdad ¿hay que rebajarse tanto?

    Espero, porque te lo mereces, que encuentres algo, no diré bueno, diré digno…

    Me gusta

  4. Cielos, entonces yo soy una prima, que lo hago por amor al arte. Claro, que sólo cuando tengo tiempo, ganas y algo que contar. Sin presiones…

    Me gusta

  5. Pues lo has dicho todo! Yo fui madre en 2009, mi marido no conseguía trabajo (tampoco lo buscaba mucho no fuera cuestión de encontrarlo… jajaja) , tuve que meterme a trabajar de blogger, 15 horas por día trabajé, sin parar hasta finales de 2011, dedos con callos (mas de uno los debe tener), 3 veces recambié mi teclado desde esa fecha a fines de 2011 cuando me dio un surmenage… enfin que no se si fue eso o que simplemente me cansé de la putada de ser esclava de 1 euro por post o de que te la vayan deslizando como sin darse cuenta, primero 350 palabras, luego 400 con 1 link, luego que vincula contenido preexistente, y 20 palabritas más, luego… y luego… y luego estabas haciendo el trabajo del SEO y el SEO rascandose la p… cobrando por lo que yo no cobraba ni pensaban pagarme!!
    Cuando pedí el aumento lógico por post, lo menos a 2,5 euros (era una miseria, pero al % era un 150% más de lo que cobraba), se sintieron las campanas de san pedro desde la isla margarita, que no , que fijate tu, que imposible, que no nos cierran los números, que google cambió su política, que la crisis, que el paro, que “bueno si tu no puedes a ese precio veremos si alguien más lo hace”…. ¡¡pues vayan a conseguir otro!!
    Mi teclado ya no arde hace meses, pero ahora nuevamente deberé prostituir mi intelecto y mi tiempo y ver de volver a escribir ya que mi marido encontró un buen trabajo, donde gana muy bien, pero resulta que también encontró una buena zorra para gastarse el dinero con ellla e irse de casa! no te jodes! 🙂 ¿Argumentos para bucar una zorra? “Pues tu pasabas muchas horas en el ordenador y no me dabas atención”…. Pues resulta que era para mantener el hogar jodido cabrón! Juicio al mercado de publicaciones por daño moral y destrucción de un hogar!!! 🙂
    Si no te la ponen de aqui, te la ponen de allá! Traiganme las Oreo para suicidarme por sobredosis de a poco y que no se note! Un abrazo para todos y resistan!!! Si a alguno le interesa ver mi pequeño burdel de prostitución literaria y servicios 24 horas mal remunerados, vaya a bloggerprise punto net.

    Me gusta

    • Me ha encantado el discursillo y empztizo 100% con tu situación, así que “de callo a callo” te digo: We will survive y a los cabrones explotadores, ni agua fecal. Gracias por el comentario, Mónica. :)))

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s