¡¡No quiero ser géminis!!

Ya nada es lo que era… ni siquiera el universo. No-sé-quién ha descubierto una constelación nueva, una tal Ofiuco (nombre de instrumento brasileño para tocar samba), que va y nos pone todo el zodiaco patas arriba. Ahora en lugar de 12 signos hay 13 y ya nadie sabe qué es: ¿Existencialismo astrológico?

Yo soy Cáncer de toda la vida y de pura cepa: lunática, imaginativa, soñadora, introvertida, voluble, femenina y muy muy susceptible a las críticas. Contenta estaba con esta definición que me va como anillo al dedo… O al menos, yo ya me he acostumbrado a verme así y no me apetece cambiar de esquemas.

¿Esto es un cáncer o un 69? Quilo sá!!

El “ilumineitit” que se ha sacado la nueva constelación de la manga del observatorio es un tal Parke Kundle (padrino del parque temático de los huevos Kundle), que es miembro del comité de la Sociedad del Planetario de Minnesota, estado americano conocido mundialmente por sus vastas praderas, bosques caducifolios y un frío que pela plátanos. Desde luego por descubrir planetas no era conocido el puñetero estado. Hasta que Don Parke “me-aburro-como-una-ostra-en-el-planetario” saca a relucir a Ofiuco, una constelación muy bonita que es algo así como un hombre rodeado por una serpiente (el hombre se llama Adán… Se le ve en los andares y en su relación con la serpiente).

Prefiero un osobuco que un ofiuco

El bicho este se encuentra entre Escorpión y Sagitario. Ya el griego Ptolomeo le vio sacar la cabeza cerca de libra y la incluyó en la lista de sus 48 constelaciones antiguas (por poco se libra). Antes ya de él, los babilonios le vieron la cola a la serpiente, pero como Zoroastro era muy práctico y ofidiofóbico de casta, declaró que el 13 era un número de mal fario (trece, mal número si no crece…), le dieron esquinazo a la culebra y si te he visto no me acuerdo, Ofiuco.

Mírame a los ojossss... Soy un ofiuco y estrujo de lujo

El problema ha surgido en estos dos últimos milenios: la alineación de las estrellas ha sufrido una alteración por el empuje gravitacional de la luna (¿qué le habrán hecho los americanos cuando llegaron?). Y las consecuencias más graves son para la astrología (siempre las pagan los mismos): el zodiaco se ha movido más que el tanga de la Terremoto de Alcorcón en la barra de una stripper.
Así que actualmente con la entrada de Ofiuco en el parnaso zodiacal, los signos quedan así:

ARIES- del 19 de abril al 13 de mayo
TAURO- del 14 de mayo al 20 de junio
GEMINIS- del 21 de junio al 19 de julio
CANCER- del 20 de julio al 19 de agosto
LEO- del 20 de agosto al 15 de septiembre
VIRGO- del 16 de septiembre al 30 de octubre
LIBRA- Del 31 de octubre al 22 de noviembre
ESCORPIO- del 23 de noviembre al 29 de noviembre
OFIUCO – del 30 de noviembre al 17 de diciembre
SAGITARIO- del 18 de diciembre al 18 de enero
CAPRICORNIO- del 19 de enero al 15 de febrero
ACUARIO- del 16 de febrero al 11 de marzo
PISCIS- del 12 de marzo al 18 de abril

Y yo que nací el 18 de julio (¡viva yo también!) me convierto en Géminis, que de entrada no me mola nada: exigentes, complejos, contradictorios, inquietos, tienden a desanimarse cuando las cosas se ponen difíciles… También son cariñosos, amables y comunicativos.
Bien mirado tengo mucho de Géminis, casi tanto como de Cáncer (aunque no tengo hermana, a no ser que aceptemos sombra como gemela).

Me estás haciendo sombra, niño plumilla

¿Y qué hay de mi chico? Él era Sagitario, pero ahora es Ofiuco total, del 5 de diciembre. Y entonces, ¿cómo es él? ¿A qué dedica el tiempo libre? ¿Qué es un Ofiuco, si hasta ahora no había ni uno?
Pues sí, sí que había y muy antiguo: el primer Ofiuco fue Escolapio, el padre de la medicina en Grecia y al que le encantaba trastear con serpientes, quitarles el veneno y convertirlo en fármaco. De ahí que los Ofiuco sean idealistas, viajeros, tiernos, filántropos, ecologistas… aunque tienden a ser ermitaños, tercos e intransigentes. Y en cambio Sagitario es el signo más positivo del zodiaco: aventurero, honesto, generoso, con capacidad de sacrificio, aunque algo irresponsable, inquieto y descuidado.

Donde esté un sagitario pecho-palomo que se quite un ofiuco mameluco

Es decir, muy distinto ¿no? ¿O es parecido? En fin, que habrá que ir acostumbrándose al nuevo signo de los tiempos, porque parece que la serpiente está desde siempre y se queda para siempre…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s